Para disfrutar al máximo del ritual, es importante entender su composición. Armado de adentro para fuera, cada una de las capas es responsable de su cata, aroma y notas distintivas. La combinación de cada una de las partes requiere de una gran habilidad, y es esta destreza la encargada de proporcionar las sutilezas que hacen que cada puro sea único.

KOLUMBUS es un puro premium elaborado totalmente a mano, que contiene cinco hojas enteras clasificadas en diferentes partes como son la tripa, el capote y la capa. Juntos componen un sofisticado cañón, que con su cepo encierra todo el aroma y el sabor para su deleitosa cata.

Las tres primeras hojas forman la tripa, que es el relleno interior del puro y está compuesta por una rigurosa selección de hojas enteras de tabaco 100% natural, denominadas volado, seco y ligero. En ella residen los secretos de la ligada, la fórmula de su composición que proporciona a KOLUMBUS un carácter único y preciado, que tan celosamente se ha conservado a lo largo de los años en un rincón mágico de la isla de La Palma.

kolumbus-anatomiaEl volado es la hoja que crece en la parte inferior de la planta de tabaco, tiene una fortaleza débil y proporciona la combustibilidad a la liga. La hoja del seco corresponde a la parte central de la planta, es de fortaleza media y aporta la parte más importante del aroma, mientras que la hoja del ligero proviene de la parte superior, tiene mayor fortaleza y significa el mayor contenido de sabor a la liga.

Una vez formada la tripa, la composición de la misma se envuelve en una cuarta hoja denominada capote, cuya función es la de fijar la estructura del puro. La quinta hoja es la capa, el vestido del cigarro con el que nos deleitamos la vista: una hoja de mayor calidad, textura y elasticidad, que recubre el capote y le da aspecto y color al puro.

El extremo por donde se enciende el puro se llama pie, desde donde se puede comprobar perfectamente la mezcla de hojas que componen la tripa. Además, es un lugar donde mediante el olfato se percibe mejor los aromas antes de su encendido. Al otro extremo se encuentra la cabeza, la zona por donde se fuma tras cortar la perilla.